martes, 25 de diciembre de 2012

600 ADICTIVOS PARA TU CUERPO - UNOS INGREDIENTES LETALES

Más de 2500 compuestos químicos contiene el tabaco no quemado de los cuales más de 600 aditivos. En los ultimos 30 años los aditivos se han introducido en número creciente, hasta representar alrededor del 10% del peso del cigarrillo. 
Los azúcares y el Mentol incrementan lo tóxico del cigarrillo. 
El humo de los cigarrillos contiene entre 5300 y 7000 productos químicos, y un 93% son muy peligrosos para la salud. Las partículas sólidas constituyen alrededor del 10% del humo del tabaco, entre ellas: el alquitrán y la nicotina.

El CO2 es el gas tóxico principal al que se le suman otros irritantes como el amoníaco. 
En los USA del 2012 al 2013, las tabacaleras tendrán que rendir cuentas sobre los ingredientes de sus cajetillas más peligrosos.




 ¿Qué cantidad de amoníaco en el humo del tabaco Marlboro Rojo? 
O de formol en la del Camel? 

En estados unidos esta información tiene que llegar al consumidor ya que la ley antitabaco votada en 2009 por el Congreso esta obligando a tomar medidas y control en el consumo de tabaco en todos los paises occidentales y de america. 

 Un trabajo de titanes que las tabacaleras habrían deseado evitar, porque además de las costosas investigaciones que esto exige, levanta la tapa de una olla nauseabunda: 

93 productos - ¡de un total de hasta 5300 identificados en los tabacos y su humo!- 

Son "peligrosos o potencialmente peligrosos para la salud humana” según la Food and Drug Administration (FDA) americana en marzo del 2012. 

Para permitir a la industria que se organice, la FDA ha publicado una lista prioritaria de 20 componentes peligrosos: 18 figuran en el humo del cigarrillo y los otros 2 son elementos metálicos (cadmio y arsénico) que se encuentran en el tabaco de liar.



Greg Connoly del Centro de control del tabaco de Boston y ex miembro dimitido del Consejo científico sobre el tabaco de la FDA-, el método de evaluación elegido e impuesto a los industriales, vía “máquinas de fumar” normalizadas, “cuya aspiración mecánica no reproduce el comportamiento tabáquico humano y sub-estima el comportamiento real”, no es fiable. Según él solo un método sería válido: “buscar en la orina y la sangre de un grupo de fumadores de una marca determinada, la huella de componentes mortíferos que sabemos trazar: la nicotina, los metales, las nitrosaminas, el monóxido de carbono, y el benzopireno”.

 De este modo fue como la tabacalera Philip Morris efectuó un estudio –interno- sobre la exposición total de un grupo de fumadores.

 La FDA logró apoderarse de este estudio confidencial muy esclarecedor. A pesar de ello la FDA no ha impuesto este método, a causa de las enormes presiones ejercidas por los industriales a la administración.

No hay comentarios:

Archivo del blog